Contacte con nosotros

ENTREVISTA A LORENA A. ARNAL, TRADUCTORA Y REVISORA DE JUEGOS DE ROL

- CATEGORÍAS : ENTREVISTA

¡Muy buenas roleoner@!


De nuevo nos sentamos en este rinconcito tan personal donde intentamos traerte contenido que te ayude a entrever los tejidos de la edición de los juegos de rol en España. Dedicamos grandes esfuerzos a este proyecto, que se ven ampliamente recompensados al comprobar la acogida de nuestros lectores y amig@s. Y ya acabado el momento moñas de la semana, vamos al lío.


Hoy tenemos el placer de sentarnos a charlar con Lorena A. Arnal, que se dedica a la traducción, corrección y revisión de juegos de rol en España, con títulos tan emblemáticos (y recientes) como Conan: aventuras en una era inimaginable y The Witcher. Lorena ha tenido el detalle de tomarse el tiempo necesario para desvelarnos infinidad de detalles relacionados con su labor en el titánico proceso de editar juegos de rol. Os dejamos con ella.

Entrevista a Lorena A. Arnal (Revisora, traductora y correctora)


Me llamo Lorena A. Arnal, aunque en twitter, la red en la que estoy más activa, y en la mayoría de las redes sociales soy Auri_Dreams o algún derivado. También aparezco en alguna otra red como Lorelei Majere.

Me dedico principalmente a tres cosas: revisión, traducción (inglés-castellano) y corrección ortotipográfica y de estilo. En cada uno de los proyectos en los que me he visto envuelta hasta la fecha he realizado una (o varias) de estas labores.

Llevo en este mundo mucho tiempo, pero dado que he empezado de manera profesional hace relativamente poco, mi lista de títulos publicados aún es corta, así que los puedo poner todos aquí. He trabajado en:

  • Conan: aventuras en una era inimaginable”, el juego de rol, publicado en castellano por Holocubierta, en el que mi trabajo fue de revisión.
  • The Witcher”, el juego de rol, libro básico, publicado en castellano también por Holocubierta, en el que también tuve labor de revisión.
  • The Witcher, tierras y señores”, el suplemento del juego de rol y la pantalla de juego, también publicado en castellano por Holocubierta, en el que mi labor fue la traducción del inglés al castellano.
  • Extinción”, el juego de rol, que será publicado próximamente en castellano por The Hills Press, en el que realicé labor de corrección ortotipográfica y revisión de estilo. 


1. ¿Quién eres y a qué te dedicas? 


Soy Lorena, o Auri, o Lorelei, como prefiráis. En realidad acabo de terminar un doctorado internacional en Psicología y ahora mismo me encuentro en proceso de terminar los papeles de las acreditaciones y de buscar trabajo en la investigación y la docencia en universidad; dar clase a los jóvenes es algo que realmente me apasiona.


Sin embargo, de un tiempo a esta parte he empezado a entrar en el mundo del rol de manera profesional (en “modo amateur” llevo mucho tiempo, escribiendo casi desde que tengo memoria, traduciendo y corrigiendo o revisando para amigos desde hace más de quince años). Me dedico a traducir del inglés al castellano (cuando se puede) y a corregir y revisar textos en castellano. Tengo una vasta experiencia en el ámbito, que deriva de la inquietud que siempre he sentido por aprender nuevos idiomas y del hecho de que la lengua castellana, con su gramática, su ortografía y su estilo, también ha sido algo que siempre me ha gustado mucho. Eso, unido a mi perfeccionismo (por desgracia, muchas veces como defecto) y a la simpatía y el buen hacer de todas las personas que yo me he encontrado hasta ahora en el mundo del rol, han hecho que pueda dedicarme a esta pasión como algo más que un hobby, cosa que, por cierto, me encanta. Por desgracia, en nuestro país muy poca gente se puede dedicar exclusivamente al rol como medio de subsistencia, así que lo que hago aún son trabajos esporádicos, que complementan (o deberían complementar, cuando lo tenga) mi trabajo como docente y/o investigadora en alguna universidad.


2. ¿Juegas a rol? Si es así, ¿Cómo te iniciaste en el hobby? 


Sí, juego (y dirijo) a rol, para mí es una pasión; de hecho, con los años se ha convertido prácticamente en mi hobby favorito (además de leer y, por supuesto, escribir), porque lo aúna todo. Me encanta jugarlo porque desde que tengo uso de razón siempre he querido ser los personajes de los libros que leía y tengo una enorme cantidad de “fanfics” o “historias alternativas” de todas esas historias que transcurren según “lo que habría hecho yo”. El rol se ha convertido en la manera de poder hacer esto.


Sin embargo, cada vez más, me encanta dirigirlo, ya que esto aúna todas las cosas que me gustan: me leo las reglas, las ambientaciones, los mundos y los trasfondos y luego, con eso, escribo mis propias historias y aventuras, pensando en lo que van a vivir los personajes como lo que me gustaría vivir a mí en esos mundos. Suele funcionar.


Me inicié en el hobby un poco tarde, en la universidad. En realidad, toda mi infancia y adolescencia la pasé jugando al “rol en vivo” con mi mejor amiga (y a veces con más gente), sin saber que aquello era rol en vivo tal cual. Sin embargo, cuando realmente tomé conciencia de lo que era el rol fue en la universidad, cuando un amigo me dijo “tenemos una baja en una partida, vente, creo que te gustará”. Y me gustó, desde entonces no he podido parar. De hecho, gracias al rol conocí a quien hoy en día es mi pareja y con quien me metí de lleno en el mundo del rol, multiplicando las partidas que juego, los manuales, sistemas y ambientaciones que conozco, de manera exponencial y animándome también a dirigir mis primeras partidas, algo que no he podido dejar de hacer desde entonces. Así que no sólo me gusta, sino que además le debo mucho al rol.


3. ¿Qué juegos de rol podemos encontrar ahora mismo en el mercado en los que hayas trabajado activamente? 


En el mercado están los tres proyectos de Holocubierta en los que he trabajado hasta ahora, el libro básico y la pantalla con su suplemento de “The Witcher” y el libro básico de “Conan: aventuras en una era inimaginable”.


Además, como he mencionado, aún no ha salido a la venta pero saldrá pronto también el juego “Extinción”, de The Hills Press.

the-witcher-juego-de-rol

Lorena ha trabajado en un clásico instantáneo en nuestra librería, "The Witcher"



4. ¿Cuál es tu modo de trabajo? Desde el momento que te llegan los textos hasta el momento en el que se les da el visto bueno. 


Pues eso depende de si estoy traduciendo, corrigiendo o revisando. Tomando el orden en el que se llevaría a cabo el proceso, voy a intentar resumir las tres cosas:


Si estoy traduciendo (que es lo primero que se hace), normalmente me llega un documento en inglés (generalmente en pdf). Cuando lo tengo, reviso los apartados que hay, cómo es más o menos el esquema general y creo “estilos” en un documento de Word en función de lo que creo que será el índice, más o menos (después se pueden añadir o restar). La idea es poder usar una jerarquía de estilos en títulos y subtítulos para hacerles la vida un pelín más fácil a los maquetadores (que su trabajo ya es difícil de por sí, aunque sólo sea por tener que meter en más o menos el mismo número de páginas una traducción al castellano que suele tener bastantes más palabras que el texto original en inglés). 


Una vez hecho esto, comienzo a traducir en el Word. Esto implica una serie de cosas, demasiadas para mencionarlas todas aquí; algunas de ellas serían señalar aparte notas, tablas, etc., reordenar listas, tablas, etc., que deban estar en orden alfabético o dejar marcadas las oraciones o palabras que no tengo claro si traducir de una u otra forma. Una vez terminado de traducir el documento, le doy un segundo repaso donde, entre otras cosas, reviso lo que dejé marcado y decido la traducción final.


Cuando termino esta segunda vuelta, envío el documento de Word al responsable de la editorial.


En el caso de la corrección, me llega un documento de Word  o pdf (en este caso lo paso a Word antes que nada). Con este documento me llega también el original en inglés, por si tengo que remitirme a él en algún momento. Aquí directamente comienzo a leer y hago todos los cambios que considero pertinentes, tanto ortográficos, como gramaticales y de estilo. Es complicado porque hay que procurar mantener el “estilo del traductor”, pero dejando un texto que sea correcto. En este sentido, hay una delgada línea entre lo que se debe y lo que no se debe cambiar al corregir que yo, personalmente, he ido aprendiendo poco a poco (y que probablemente todavía cruce sin querer más de una vez). En la siguiente pregunta lo explicaré más en detalle. Una vez termino de leer y corregir el documento concreto, me lo vuelvo a leer entero, comprobando que todo tiene sentido. Durante todo el proceso, si encuentro alguna frase que creo que pueda no tener sentido (o que parezca que le falta algo), voy al texto en inglés a comprobarlo. Cuando tengo todo esto terminado, lo envío.


En cuanto a la revisión, me llega el documento en pdf y, en este caso, se queda así. Durante una revisión, lo que hago es leerme el documento, buscar erratas o posibles fallos que se le hayan podido pasar a la gente por la que ha pasado antes y, sobre todo, comprobar que visualmente esté correcto: que las tablas sean iguales, que los títulos tengan los mismos tamaños, tipografías, centrados, etc., que las palabras en negrita, cursiva, mayúscula, subrayado, etc. siempre estén igual, que los órdenes alfabéticos estén bien, que los número y cálculos de los sistemas sean correctos, que no se haya quedado ningún carácter o signo de puntuación sin escribir, que las oraciones suenen coherentes… En definitiva, todo aquello que al leer el libro pudiera llamar la atención del lector. Todo lo que detecto, lo escribo como un comentario en ese punto del pdf. En este caso también es complicado distinguir hasta qué punto se debe “revisar”, manteniendo el estilo del traductor y, ahora también, el del corrector. Cuando lo tengo terminado, lo envío de vuelta.


En cuanto a la corrección y revisión, lo que he contado es en teoría. En la práctica, en mi caso al menos, no puedo evitar mezclar las dos labores un poco. Cuando corrijo, no puedo evitar hacer comentarios de revisión al detectar cosas como, por ejemplo, un título más grande que otro, o algo por el estilo. Y cuando reviso (que es lo que más he hecho hasta la fecha) no puedo evitar tampoco que el deje de correctora me haga poner comentarios sobre si en alguna frase sonaría mejor una u otra cosa o si alguna palabra o signo de puntuación no se debería o “sería más correcto” escribir así, o asá… No obstante, en este caso creo que nada está de más, porque al fin y al cabo, todo este proceso acaba en que el producto que ofrezca la editorial a los usuarios sea lo mejor posible.


5. ¿Cuál ha sido la mayor dificultad a la que te has enfrentado como correctora? 


Ya me he encontrado bastantes “retos” a la hora de corregir un documento, hay varias cosas que podría contar, pero me voy a centrar en un punto que, a priori puede no parecer importante, pero en realidad lo es y a mí me cuesta bastante mantener el equilibrio: Lo que me resulta realmente complicado cuando estoy corrigiendo un texto es encontrar algo que en sentido estricto, ortográfica y gramaticalmente hablando, es correcto, es decir, no tiene ninguna falta, pero en mi opinión no es “correcto del todo” en cuanto a estilo o “se podría decir mejor de otra manera”, ya sea porque a mi parecer suena un poco enrevesado, porque utiliza algún vocabulario que no me parece el más óptimo o alguna razón por el estilo. He dicho “en mi opinión” precisamente porque, cuando llego a este punto es donde me encuentro en esa línea que mencionaba antes que no sé si puedo/debo cruzar o no, en según qué casos.


Cada uno tiene su propio estilo y, dentro de algo correcto, lo que a mí me parece la “mejor forma de escribir”, quizás a otro puede no parecérselo y viceversa. Es muy difícil ser consciente de que no eres tú el que ha escrito o traducido, sino otra persona con su propio estilo literario. Ser capaz de respetar esto, pero al mismo tiempo tratar de “mejorar” un producto para que llegue, valga la redundancia, de la mejor manera posible al consumidor, sabiendo hasta dónde puedes cambiar un texto para que no pierda su alma o su estilo, eso es lo realmente lo complicado. Aprender estos límites es lo que a mí me ha costado más. Como ya he dicho, a veces continúo cometiendo errores y (casi siempre) pecando de corregir “demasiado”, aunque creo que estoy aprendiendo a distinguirlo cada vez mejor.



conanDebe haber sido un honor revisar los mundos de Robert E. Howard


6. ¿Para qué editorial de juegos de rol con la que no hayas trabajado te gustaría colaborar? 


¿Sinceramente? ¡Para todas!


La verdad es que a día de hoy me dedico a esto como “trabajo adicional”, ya que son cosas esporádicas que no dan para vivir, como ya he comentado (¡ojalá!). Sin embargo, me gustaría colaborar con todas las editoriales que me dieran una oportunidad para ello. Cuantas más, mejor. Creo que la diversidad es algo bueno y, aunque en mi corazoncito siempre va a estar Holocubierta y siempre voy a formar parte de esa gran familia, ya que fueron los primeros que me abrieron las puertas y me invitaron a quedarme con ellos sin siquiera tener un solo título en mi currículum, creo que tener experiencia en diferentes compañías es bueno para seguir aprendiendo y adquiriendo habilidades y aptitudes. Por supuesto, no estoy cerrada a ninguna editorial y, dado que no es fácil entrar en este mundo sin experiencia previa, voy a seguir intentando contactar con todas las que pueda para tratar de colaborar con ellas a cualquiera de los niveles en el proceso de traducción-corrección-revisión. Hasta ahora, todo lo que me he encontrado ha sido buena disposición y gente amable, así que de momento no me cierro a nada.


7. ¿Con cuál de tus proyectos te encuentras más orgullosa? 


En honor a la verdad, me gustan mucho todos los proyectos en los que he trabajado. Sin embargo, creo que debo hacer mención especial al manual básico de The Witcher. No sólo es el trabajo con el que me estrené, sino que además creo que con la revisión del básico hicimos un trabajazo. Personalmente, estoy muy orgullosa de la revisión de ese libro, ya que no sólo encontramos las típicas erratas de formatos que se cambian, tablas que se mueven, mayúsculas, gramática… sino que además, el mundo de The Witcher me gusta desde hace muchísimos años, me absorbió por completo desde que me leí las primeras palabras del primer libro, después devoré el resto de libros y videojuegos y cuando tuve la oportunidad de revisarlo, llegué a encontrar incluso algún detalle no del todo correcto en el propio trasfondo del libro (que venía ya desde la edición en inglés) y pudimos corregirlo. En general, la revisión de ese manual llevó mucho, mucho trabajo y creo que mereció la pena, quedó un producto final muy bueno, así que probablemente sea el proyecto del que más orgullosa me siento.


Vale, sí, y además le tengo cariño. ;)


8. Como correctora que está comenzando en la industria de los juegos de rol a nivel profesional, ¿has sentido el respaldo de la industria con tu labor? ¿Has tenido alguna dificultad añadida por el hecho de ser mujer? 


Con mi labor sí he sentido el respaldo de la industria. Los que están dentro saben lo difícil que es este mundo.


Como me dijo José Manuel Palacios “Panda” una vez, cuando apenas nos conocíamos y mi pareja y yo fuimos a hablar con Holocubierta para empezar en todo esto: “entrar aquí supone un 70% de trabajo duro y un 30% de suerte”. Y esa parte de “suerte” es muy importante. Yo he tenido la suerte de encontrarme con muy buena gente en el camino. Gente que se interesó por lo que les ofrecía, que me dio una oportunidad sin tener currículum y que me ha ayudado en la medida de lo posible con este tema. Dentro de las capacidades de cada uno, todas las personas con las que me he cruzado aquí me han ayudado de una forma u otra. Cuesta, yo tardé algunos años en tener por fin algo “oficialmente”. Sin embargo, con ese trabajo duro, no quedándose una quieta y aprovechando ese respaldo cuando aparece, poco a poco y con esfuerzo se pueden conseguir estas cosas.


Como mujer he decir que no he sentido que tuviera que hacer ningún esfuerzo adicional. En mi caso, no he tenido nunca ningún problema por ser mujer en este mundo, ni en el trabajo, ni siquiera en las mesas en las que me he movido (tanto jugando o dirigiendo como hobby, como cuando he dirigido oficialmente en jornadas). La gente que ha estado (y que sigue estando) a mi alrededor en este sentido, siempre me ha tratado como igual, fueran hombres o mujeres, así que en mi caso no puedo quejarme en este sentido, más bien al contrario. De hecho, una de las cosas de las que más orgullosas estamos las mujeres que participamos en el proyecto de The Witcher es, precisamente, de la cantidad de mujeres que estamos ahí, en proporción. Es cierto que he escuchado (o leído) sobre algunos casos en los que las mujeres han tenido malas experiencias, pero por suerte la mía en este mundillo ha sido siempre positiva. Creo que poco a poco el mundo está cambiando… en unos sectores más lentamente que en otros, pero lo está haciendo y eso, en mi opinión, es una reflexión positiva. 


¡GRACIAS POR TU TIEMPO LORENA!

Nos vemos la semana que viene.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMPARTE

Añadir un comentario

 (con http://)