Contacte con nosotros
  • Precio rebajado

El Señor de la Rueda

En stock SEÑRUE

El Señor de la Rueda es un juego de rol basado en la novela homónima de Gabriel Bermúdez Castillo. La cual está considerada como novela de culto desde que se publicó en 1979. En este juego encontrarás un mundo plagado de inmensas carreteras sobre las que circulan grandes castillos motorizados. Estos castillos, conocidos como castillocares, están habitados por religiosos, físicos, damas y, sobre todo, por caballeros, todos ellos al servicio de Su Majestad el Rey Arturo.

Jugar a El Señor de la Rueda significa adentrarse en un mundo en el que un mal adelantamiento puede llevar a una justa y en el que los prejuicios sexuales simplemente no existen. En este mundo hay un único tabú, una única norma que, bajo ningún concepto debe ser transgredida: siempre hay que estar en movimiento.

16,00 €
15,20 € Ahorrar 5%
Impuestos incluidos

 

Garantía de compra en todos nuestros productos

 

Envíos entre 1 y 6 días laborables

 

Devoluciones hasta 14 días hábiles

El Señor de la Rueda es un juego de rol basado en la novela homónima de Gabriel Bermúdez Castillo. La cual está considerada como novela de culto desde que se publicó en 1979. En este juego encontrarás un mundo plagado de inmensas carreteras sobre las que circulan grandes castillos motorizados. Estos castillos, conocidos como castillocares, están habitados por religiosos, físicos, damas y, sobre todo, por caballeros, todos ellos al servicio de Su Majestad el Rey Arturo.

Jugar a El Señor de la Rueda significa adentrarse en un mundo en el que un mal adelantamiento puede llevar a una justa y en el que los prejuicios sexuales simplemente no existen. En este mundo hay un único tabú, una única norma que, bajo ningún concepto debe ser transgredida: siempre hay que estar en movimiento.

Consigue que tu vehículo crezca hasta convertirse en un gran castillocar, ama y sé amado en todas las oportunidades que se te presenten, mantén tu honor y defiéndelo si es preciso con las armas, investiga carreteras salvajes, mata a dragones para hacer crecer tu gloria. Pero recuerda, nunca, nunca, nunca debes detenerte.

Que el Rey Arturo te proteja.

SEÑRUE

Referencias Específicas